5 cosas que no sabías de Robin Williams

5 cosas que no sabías de Robin Williams

El planeta entero sigue lamentando la triste noticia del fallecimiento de Robin Williams. Y es que si bien, a través de sus personajes el ganador de Oscar hizo acciones entrañables, en la vida real no estuvo alejado de esto.

Desde hacer shows de comedias para las tropas estadounidenses que fueron a enfrentamientos en Afganistán, Irak y Kuwait, hasta financiar una beca universitaria para la exitosa actriz Jessica Chastain. Y así se lo agradeció en Facebook:

“Robin Williams cambió mi vida. Él era un gran actor y una persona generosa A través de una beca hizo posible que me graduara de la universidad. Su generoso espíritu me inspirará para apoyar a otros como él me apoyó…”.

Seguramente no conocías esa historia, así como tampoco estos importantes datos de la vida y carrera de Robin:

“Genio eres libre”, con este mensaje y una emotiva foto del elocuente genio de Aladdín, para el cual Robin Williams prestó su voz en la película de 1992, La Academia de las artes y ciencias rindió tributo al honorable miembro que lamentablemente murió recientemente.

La elocuencia a la que nos referimos del personaje animado fue propiamente de Robin, y es que aunque no lo crean, casi todos los parlamentos del actor en la cinta fueron improvisados.

En una entrevista difundida por Reddit, Williams contó que al entrar al estudio de grabación, dijo: “¿Te importa si intento algo?”, y comenzó a hacer su propia versión del genio.

¿El resultado?, la película ganó el Oscar a Mejor Guion Adaptado, estatuilla que sin duda tiene el mérito del actor.

Dentro de los famosos grandes amigos de Robin Williams, cuenta el legendario Superman: Christopher Reeve.

Ellos se conocieron cuando asistieron juntos a la Escuela Juilliard. Desde ahí comenzó a crecer una amistad que se consolidó en los peores momentos. Una vez Williams declaró: “Literalmente me alimentaba, porque literalmente no tenía dinero para comida o mi préstamo estudiantil no había llegado todavía, y él compartía su comida conmigo.”

Por su parte, el también fallecido Reeve contó en su libro Still Me, la anécdota sobre la visita de su amigo al hospital, luego de que éste sufriera el lamentable accidente que lo dejó cuadraplégico.

“Entonces, en un momento especialmente triste, la puerta se abrió de golpe y corrió un compañero de cuclillas con un sombrero de matorrales azul y una bata quirúrgica amarilla y gafas, hablando en un acento ruso. Él anunció que era mi proctólogo, y que tenía que examinarme de inmediato… era Robin Williams… por primera vez desde el accidente, me reí. Mi viejo amigo me había ayudado a saber que de alguna manera yo iba a estar bien.”

Años más tarde Robin sorprendió a Sharon Osbourne de manera similar después de que fuera diagnosticada con cáncer.

¿Ven que no era muy distinto a Patch Adams?

En otra oportunidad ayudó a un famoso amigo en un gran momento…

Se trata del mismísimo Steven Spielberg, a quien decidió llamar durante el rodaje del afamado film La Lista de Schindler, para subirle el ánimo ante su inmersión en la dramática historia. Robin le contaba divertidos chistes a Steven vía telefónica.

A esta práctica, el director la llamó: “Comics de atención sobre el teléfono”.

Una vez el actor habló acerca de esto: “Creo que solo lo llamé una vez, quizá dos veces. Lo llamé cuando estaba representando a gente de la Asociación Valdheimers. Una sociedad dedicada a ayudar a recaudar dinero para ayudar a los más viejos alemanes que habían olvidado todo antes de 1945, lo recuerdo riendo y diciendo ‘gracias’.”

En sus años de secundaria, Robin Williams fue escogido por sus compañeros como el que tenía “menos probabilidades de tener éxito”.

¿Irónico, no?

Él asistió a la Escuela Secundaria Redwood en California, ahí además le dieron el título del “más divertido”. Lo que no se imaginaron es que precisamente esa capacidad de hacer divertir le daría el éxito que dudaban que obtendría.

Años más tarde, Williams ganaría cinco premios Grammy, dos premios Emmy y un Premio de la Academia.

El libro favorito de Robin era El león, la bruja y el armario, que leería en más de una oportunidad a sus hijos.

En una entrevista contó: “Me gustaría leerle toda la serie CS Lewis en voz alta a mis hijos. Una vez estaba leyéndole a Zelda (su hija), y me dijo “no hagas ninguna voz. Solo léelo como tú mismo.” Así que lo hice, acabé de leer en línea recta, y ella me dijo ‘eso es mejor.’”