Cantantes preocupados por posible “guerra civil” en Venezuela

Cantantes preocupados por posible “guerra civil” en Venezuela
Desde que asegurara tajantemente que los medios de comunicación de su país estaban “amordazados” por el gobierno de Nicolás Maduro, el cantante venezolano Carlos Baute ha hecho de su perfil de Twitter toda una plataforma informativa sobre la represión que, a su juicio, el régimen chavista está llevando a cabo contra todos los opositores. Tanto es así, que ahora el intérprete acusa al estado de haber puesto en marcha una “estrategia” para enemistar políticamente a los venezolanos, con el objetivo de incrementar notablemente la tensión social.

“En Venezuela no tenemos una guerra civil todavía, como mucho podríamos decir que hay una guerra contra los civiles. Quieren poner al pueblo contra el pueblo, y tenemos que evitar que esto ocurra. No lo van a conseguir”, escribió en su perfil de la red social para contar al mundo el preocupante ambiente que se vive en su país natal.

Tema censurado

A pesar de sus constantes esfuerzos por promover la reconciliación política de sus compatriotas, unos intentos que se reflejan claramente en las letras de su sencillo ‘Intenta Respetar’, el hecho de que la canción haya sido vetada por las emisoras de radio afines al gobierno ha generado una intensa disputa entre detractores y partidarios de Carlos Baute: precisamente el tipo de confrontación que el cantante quiere evitar a toda costa.

“Gracias a todos mis fans por estar presentes en estos tiempos difíciles y por sus oraciones para Venezuela. De verdad, muchas gracias por su apoyo y por tratar de aplicar el mensaje de la canción en sus vidas. Venezuela no está sola, y hay que protestar pacíficamente en contra de esos grupos armados que lo están arruinando todo”, expresaba recientemente a través de varios mensajes de Twitter.El extrovertido intérprete es especialmente beligerante a la hora de reclamar el regreso de la libertad de prensa que cree ha desaparecido completamente de la sociedad venezolana, acusando al régimen chavista no solo de restringir el derecho a informar, sino también de bloquear el acceso de los diarios al tan necesario papel.