Los caprichos más extravagantes de los famosos

Los caprichos más extravagantes de los famosos

Las cuentas bancarias de las grandes fortunas de Hollywood pueden soportar un número de caprichos difícil de imaginar para cualquier mortal y puede que por eso, al menos en algunas ocasiones, las compras de las celebrities son calificadas como “absurdas”, “extrañas” o “insólitas”.

Un bolsillo del ciudadano común, con la crisis que azota tanto en Estados Unidos como Europa, mira al detalle cada euro o dólar que gasta al día, pero para los famosos muchos caprichos no son más que simple calderilla.

Beyonce y Jay Z

La cantante estadounidense y el rapero fueron noticia recientemente y no por lanzar una nueva canción. La pareja no escatima en gastos y su último capricho les llevó a París. La ciudad del amor fue el destino elegido por Beyonce y Jay Z para disfrutar de unas minivacaciones y conocer los rincones turísticos más solicitados de la ciudad. Eso sí, sin colas ni aglomeraciones.

Se desconoce por el momento cuánto les costó la broma, pero el matrimonio disfrutó de uno de los museos más demandados, el Louvre parisino, en una visita totalmente VIP. Las puertas del recinto cerraron para el resto de turistas y tanto los cantantes pudieron fotografiarse en los rincones más populares del Louvre.

Una visita única, sin duda, en su viaje a Francia. Puede que el largo vuelo lo hiciesen en su jet privado, un regalo de Benyonce a su marido que le costó 37 millones de euros.

Mark Zuckerberg

Para muchos puede ser una necesidad o una inversión para darle a su familia la mayor de las intimidades, pero lo cierto es que la última gran compra de Mark Zuckerberg no es apta para todos los bolsillos.

El creador de Facebook se ha comprado una lujosa vivienda en Palo Alto, una privilegiada zona de California. Hasta ahí, todo normal. Lo que ha aumentado la factura ha sido comprar las cuatro casas que colindan con su propiedad, a razón de 25 millones de euros cada una.

El objetivo de Zuckerberg, según apuntan diversos medios estadounidenses, es salvaguardar su intimidad.

Paris Hilton

La rica heredera está día sí día también en boca de todos. Su peculiar forma de vida, con una fortuna familiar que le garantiza todo tipo de caprichos, está llena de polémica. En las últimas semanas, se compró un nuevo perro y se ha gastado la friolera de 10.000 euros para conseguir la raza que deseaba. Se trata de un Pomerania que pesan poco más de 250 gramos.

Su relación con los animales la llevó también a gastar una auténtica barbaridad en el entierro de su cabra y todo para que descansase junto a los restos de Marilyn Monroe.

El libro del periodista David Escamilla recoge además que Paris Hilton puede gastarse hasta 300.000 euros en una tarde de aburrimiento.

Justin Bieber

El cantante canadiense es otro de los famosos que forman parte del club de los más caprichosos. El ‘niño’ que revolucionó Youtube arrasa entre sus fans y no escatima en gastos, por extraños que parezcan. Justin Bieber ha visitado recientemente Roma y pasó por el Vaticano. Eso sí, su visita fue de lo más solitaria.

El ‘chico malo’ se gastó 20.000 euros para reservar el complejo durante las horas que durase su visita. Por si esto fuese poco, Justin figura entre la lista de famosos que ya ha reservado el selecto viaje al espacio que prepara Virgin. El billete está muy lejos de ser considerado ‘low cost’. 200.000 euros cuesta ese privilegiado y novedoso caprichoso.

Michael Jackson

El difundo Rey del Pop guardaba tras las paredes del rancho de Nederland numerosas joyas del mundo de la música, cualquier de sus trajes subastados han salido al mercado por verdaderas fortunas, pero también de la historia del mundo egipcio. El cantante coleccionaba momias y llegó a guardar varios ejemplares.

Entre ellas, en Nederland también podíamos encontrar estatuas de los personajes más populares de Walt Disney o numerosas escenas bíblicas que decoraban sus paredes. Una mezcla un tanto extraño, pero por la que muchos hubiesen pagado simplemente por ver la residencia de Michael Jackson en vida.