Romeo Santos hace valer su título de ‘rey de la bachata’ con un directo espectacular en Madrid

Romeo Santos hace valer su título de ‘rey de la bachata’ con un directo espectacular en Madrid

Llenar la plaza de toros de Las Ventas en Madrid y ponerla a vibrar como lo hizo Romeo Santos este viernes es algo al alcance de solo unos pocos.

Y es que no es casual que el neoyorquino sea conocido como ‘rey de la bachata’, un título que se ha ganado a lo largo de casi 20 años de carrera. Vocalista de la ya desaparecida banda Aventura, que cosechó éxitos como “Obsesión” o “Dile al amor”,Anthony Santos se muestra ahora imparable en su nueva carrera en solitario.

Tanto que en apenas seis meses, el videoclip de “Propuesta Indecente”, el primer single de su segundo trabajo en solitario, “La Fórmula vol. II”, sobrepasa los 220 millones de visitas en Youtube.

Por todo ello, las expectativas ante su llegada a Madrid eran muy altas, pero “King Romeo” demostró que es capaz de meterse en el bolsillo y manejar a su antojo una plaza de toros repleta con cerca de 20.000 espectadores.

Un ‘monstruo’ sobre la tarima

Su facilidad para moverse sobre el escenario, a pesar de su gran tamaño, hace de Romeo un artista imponente y arrollador en el directo, con un magnetismo que atrae constantemente la mirada del espectador .

Desde su entrada en escena, sentado en un trono flanqueado por dos leones dorados, el neoyorquino deja clara su intención de mandar y dominar el espectáculo de manera implacable y constante.

A diferencia de lo que ocurre con la mayoría de los artistas, sus conciertos no entienden de subidas y bajadas de intensidad. No hay canción que no se cante, baile y grite hasta forzar la garganta más de lo recomendable.

Su manejo de los tiempos y las energías, con sonrisas, gestos y bailes y haciendo que el público participe y sea parte activa del espectáculo, consigue que en un recinto tan imponente como Las Ventas incluso los gallineros más altos, bailen y salten con todas y cada una de las canciones.

Un show sin fisuras

Con la seguridad que da tener un repertorio plagado de éxitos de sobra conocidos por su público, Romeo y su banda intercalan canciones de toda su carrera, desde “Mi corazoncito”, “Su veneno” o “Por un segundo”, de su época con Aventura, hasta los más recientes “La Diabla”, “Mi santa” o “Promise”.

Mención aparte merecen “Infieles”, en el que Romeo divide a la audiencia en dos bandos para comprobar quién canta más alto, o “Noche de sexo”, un himno de las pistas de baile de medio mundo que hizo temblar la arena del ruedo, con el público cantando a tal volumen que apenas se oía al cantante.

También los temas de su recién estrenado álbum, como “Cancioncitas de amor” o “Inocente”, con la que abrió el show pasando de 0 a 100 en escasos segundos, son ya perfectamente conocidas por sus fans, a pesar de que el disco apenas cuenta con un mes de vida.

Fiesta con sabor latino

A sus 32 años, Romeo se ha convertido en uno de los grandes referentes de la música latina actual. Quizá, incluso, pueda hablarse de él como la máxima estrella latina del momento.

La afluencia mayoritaria de público latino así lo confirma. Colombia, Panamá, Venezuela y República Dominicana podían presumir de una bien nutrida representación en la arena y las gradas de Las Ventas.

En varios momentos, incluido el espectáculo de animación previo al concierto, hubo llamamientos a la paz y el entendimiento para países como Colombia o Venezuela.

Tampoco sus fans españoles podían perderse tan esperado evento y ya en la primera fila podía verse a gente de todas partes del país, desde Huelva a Santiago de Compostel.

Es el caso de Antón, un joven gallego al que los kilómetros de desplazamiento y horas de espera le supieron a poco cuando, por fin, pudo disfrutar de su ídolo en primera fila. “Es Romeo, ¡cómo no ibamos a venir!”, aseguraba acompañado por dos amigas.